Wednesday, June 20, 2007

Pedernales, Ansa A Pitre, Hoyo de Pelempito

Siguiendo con el fin de semana de Bahía de las Águilas les hago el relato de la noche del sábado y domingo.

Después de esa hermosa tarde en la playa nos fuimos al "hotel" que teníamos reservado... el hotel Carolina... pa' qué les cuento la lucha que cogí para reservar en alguna parte 4 habitaciones, puesto que aparecen 4 hoteles en la guía de teléfonos y ninguno me quería reservar, a excepción del Carolina.

No se imaginen resorts ni nada por el estilo, se trataba de una casa 3 habitaciones y un baño, y en el patio 4 habitaciones más rodeando el patio (pero esas sí tenían baño personal).

Después de bañarnos se nos ocurrió ir a dar una "vuelta" a la plaza de Pedernales... sábado... cualquiera se imagina muuuucha actividad... había una "disco light" y muchos grupitos de gente, un loco que gritaba como alarma de carro, y mujeres bebiendoo white label a pico de botella... no encajamos mucho en el coro, y nos devolvimos al "hotel". Menos mal que a alguien se le ocurrió echar el Raid a la maleta, porque una vez que llegamos a acostarnos en mi habitación se habían entrado unas 10 avispas (que vivían en un nido en el techo de cana de fuera), en la habitación de mis padres habían entrado par de amigas cucarachitas y bueno... a punta de rociados tóxicos eliminamos a los bichos no invitados.





En la mañana pasamos a desayunar batida de lechoza y sandwich de queso y jamón en una "cafetería". Ahí nos pusimos a hablar con un viejito de política y otras yerbas... el cuento es que nos dijo que la frontera estaba "ahí mismo" a 5 minutos... nosotros pensamos que eran esos datos de campo como: "ahí a la vuelta de la loma" (que nunca es a la vuelta, ni nunca son 5 minutos) pero decidimos ir a echar un vistazo... nunca íbamos a estar más cerca que ahí, así que... fuimos.

La frontera, efectivamente, estaba a 5 minutos... apenas llegamos 10 carajitos haitianitos saltaron encima del vehículo con frases parecidas a "se lo cuido"... me habían advertido que no los mirara y que hiciera caso omiso de cualquier tirón de manga o pantalón... se hacía difícil pero hice caso al consejo y salimos de la van.



Camino al puente que cruza el río que divide la frontera nos encontramos con un muchacho (no pude preguntar nombre) que nos sirvió como guía turístico en Ansa a Pitre, hablaba inglés, creóle y dominicano... tenía un machete! Mi madre... creo que hasta en las fotos se ve el olorcito full.


El paisaje "de aquel lado" (del lado haitiano) es bastante desolador en Ansa a Pitre... calles de tierra (o piedras mejor dicho), casitas que se caen a pedazos. El mercado son 4 palitos y 3 hojitas... sin embargo del lado dominicano son puestos de block.


Aquí una de las fotos "machete", chequéenle la cara a REL, como diciendo "saca rápido la mardita foto mmmfff" (que lo confirme REL que no me deja mentir!)


Me encontré con un bebecito que saludó al pasar en español... y lo llamé y vino a saludarme... entonces lo comencé a balancear en mis brazos junto con la canción "baaaate baaaate chocolaaaate, con hariiiiina y cooooon tomate" y lo dejaba en el piso... a la voz de "más?" decía que sí... así que otra vez... "baaate baaate..."


Esta es la fábrica de ataúdes...


Aquí está Edward consumiendo la cerveza "prestige" a 50RD$ que olía como mabí pero sabía bien...
Esta es la foto de la despedida... más machete... miren la cara de Edward y la de REL...
Después de mucho camino, nos adentramos en el hoyo de pelempito (50RD$ por persona la entrada) y una hora y media de camino en la sierra de Bahoruco se encuentra este accidente geográfico que poco pudimos apreciar puesto que había una estupenda nubezota que tapó todo... pero dentro de lo que se podía ver era impresionante. Un hoyo con paredes de 600mt de altura... te lo encargo!
Ahí se veía un poquito...
Aquí el grupo... abrigaditos porque estaba lloviznando.
Saliendo de pelempito pasamos a la Laguna de Oviedo... 50 RD$ por persona (también) por subir a un mirador... ese nos estafó... porque no teníamos mucho tiempo, pero dicen que vale la pena de visitar... para la próxima damos la vuelta en yola a la laguna.


De vuelta pasamos a almorzar en los Patos... no se los aconsejo, que a no ser por los "longplay" que nos comimos los 600RD$ de pollo que compramos no daba ni para una de mis muelas... un asalto a mano armada... no coman ahí!


Pero independiente del "asalto" de la laguna y de los patos... el viaje resultó de lo más bien... es que con gente simpática aunque se vaya a la esquina se pasa bien!

10 comments:

Alejandro Correa said...

Ms. Turista, Se nota que en ese viaje se gozó...y cuanto le cobro el guia del machete?

Cheluca said...

jejeje se le reunión cien piá!

Will said...

Ahh los patos...!...yo fui muchas veces ahi...cuantos recuerdos..

R.E.L. said...

Ay! El Hotel Carolina! Cuanto tiempo hacía que no me bañaba abajo de un caño(asi era la "ducha").

R.E.L. said...

ah se me olvidaba.... que maldito grajo el del morenite!!!!

Gabriel A. del Gottó said...

cuanta gente prieta!

Cheluca said...

eyyyy nada de comentarios racistas!!! jajaja

Ginnette said...

Ay que envidia de la buena. Quiero ir a Pelempito!!
QUe cara la de Ariel, jajajaja

Baakanit said...

Muy bueno el reportaje, nunca he estado por esos lados.

Te expresas como Dominicana, ya eres de las nuestras!

Te cuidas.

Joan Guerrero said...

Hay que decirlo.... el sur tiene mucho que dar: pena que pocos han tenido la suerte de ver toda esta maravilla.