Wednesday, March 03, 2010

Los de siempre


Los de siempre, ellos, los aprovechadores de situaciones catastróficas. Ellos... los ladrones. Los sin compasión. No hablo de aquellas personas que después del terremoto en Chile de este pasado 27 de febrero 2010 entraron a un supermercado en Concepción para llevarse comida, hablo de los ladrones que se llevaron televisores plasma de ese mismo supermercado. Aquel que cargó con un electrodoméstico porque su hambre era de cosas materiales. 

Ocurre, ocurre mucho. Gente inconsciente y desgraciada que se beneficia de una crisis. Entonces aquellos que han sufrido daños en sus casas tienen además que pasar la noche en vela vigilando sus casas que ya no tienen la protección de las paredes que antes del terremoto eran las barreras para los antisociales. Porque a aquellos energúmenos ya no les basta con saquear supermercados, también quieren entrar en las viviendas.

Hay gente despreciable en todos los lugares del mundo. Acá en Santo Domingo, por citar un caso, hubo un accidente serio en el que cayó un minibus al mar por un supuesto ataque al corazón (otras versiones hablaban de un desmayo o de un ataque de epilepsia) que sufrió el chofer de dicho vehículo precipitándose al mar caribe. En ese accidente ocurrido en la autopista un héroe anónimo que viajaba, en ese momento, en una motocicleta se paró y se lanzó al mar a rescatar personas, salvó a cinco. Cuando fue a buscar su motor para retirarse de la escena no lo encontró, un amigo de lo ajeno se lo había llevado, aprovechando el caos de la situación. Después me enteré que el ayuntamiento le regaló un motor nuevo por su valentía y heroísmo.

Los de siempre seguirán estando... los amigos de lo ajeno viven por estas circunstancias.

Hoy la gente que ha sido afectada por este terremoto en Chile, que afectó en extensión más de 700 kilómetros y que está dentro de los mayores registrados en las estadísticas del mundo, tiene que buscar la forma de salir adelante, de comenzar de nuevo, a sabiendas que los de siempre estarán ahí, en la sombra, esperando el momento justo. 

Ánimo para mi gente de Chile. Solo eso puedo entregarles a través de mis palabras.

2 comments:

Pablo Lopez said...

Los chilenos sin lugar a dudas se reprondan mas rapido que nuestros hermanos haitianos... es la cruel verdad...


Animo......

ahora deltripa said...

puchas, cuando esto se movía pensaba en tu post, sobre dar gracias a Dios.
te acuerdas?
Diosito se fue en mala con varios...


saludos, por acá todo bien.