Thursday, December 11, 2008

Hace 21 años

Hace 21 años yo estaba saliendo del colegio.
Estudié en un liceo municipal (educación pública), el liceo N°7 de Providencia, un liceo sólo de niñas.

Mis hermanas estudiaban allí y por lo tanto era claro que yo estudiaría ahí también. Nos llevamos dos y cuatro años con cada una de mis hermanas, y la mayor tenía muy buena reputación en el liceo porque era muy aplicada, estudiosa, ordenada y todo eso. La segunda era un tiro al aire, el grupito de compañeras eran todas locas y desordenadas. Cuando en el liceo se enteraron que venía una tercera hermana, todos los profesores rogaron porque me pareciera más a la mayor... Y la verdad es que yo era una mezcla de las dos.

El colegio en el que estuve antes (educación primaria o básica de 1° a 6°) también era público y ese era un colegio mixto. En realidad era tan mixto que tenía compañeros de 15 años en 5° básico, cuando yo apenas llegaba a los 10.

Estando en la escuela básica me di cuenta que siempre teníamos los primeros puestos (en la premiación a final de año) una compañera y yo, osea, las mujeres nos destacábamos más en estudios en esa etapa.

Los hombres a esa altura de mi vida no me interesaban, los encontraba tan tontos, no era que no me gustaran, porque había alguno que otro que se robaba mis miradas, pero en general me preocupaba por ser amiga de mis amigas y estudiar, los hombres vivían empujándose y haciendo disparates.

Una vez que supe que el año siguiente iría a un colegio "sólo de niñas" fui feliz, estaba loca porque terminara el año para poder ir a ese colegio, ¡Sin varones!, ya no tendría que aguantar sus idioteces y malos comportamientos.

Claro, eso de que era sin varones tenía sus pro y contras, pero cerca del liceo de niñas, había un liceo de hombres... No tuve mayor acercamiento con los chicos en esos años de pubertad, salvo pequeños coqueteos de verano que no duraron más de ahí. Sin embargo a mi liceo le decían "La maternidad" y al liceo de varones le decían "La Sala de Espera".

6 comments:

Gaviota said...

jajaaj, que combinación de nombres, la maternidad y la sala de espera....jeje en mi humilde opinión considero que un colegio sin varones es como una pizza sin queso!!!! ejejje, y dime a ver los profesores, te tomaron cariño???


Oaaaa, dale un cariñito a Xavier!! jeje ósea al bebe!!!...que ya se llama Xavier!!! Jeje es que me gusta ese nombre….

esteban lob said...

Hola Cheluca:

¡Que coincidencia!...Gaviota, que te escribe más arriba, me comentó en mi blog desde la R.D. por cierto, lo que me hizo pensar en que hace tiempo no entraba a tu página... y justo me encuentro con
tu "reaparición" muy bienvenida.

Ese liceo cercano al 7, debe ser el Lastarria. NO sabía lo de las denominaciones de La Maternidad... y La Sala de Espera.(ja,ja,ja).

Espero que hayas modificado tu concepto acerca de los hombres en todos estos años.

Un beso.

Cheluca said...

Gaviotita: Dejaré que tú le pongas Xavier entonces a tu baby jeje es que ya tenemos otro nombre escogido para bebé si sale varón.
Lo de la pizza sin queso... bueno, yo no estaba tan de acuerdo con eso en esa época.

Esteban: pues sí, efectivamente era el Liceo Lastarria. En todo caso, con el paso del tiempo sí que cambié mi opinión de los hombres porque ya me los encontré un poco más maduros, y hay que reconocer que a esa edad los varoncitos son una peste! (al menos para las que somos chicas tranquilas! jeje)

REL said...

Se nota que los embarazos eran frecuentes... o no?

Liorys said...

Las anecdotas de la adolescencia siempre son tan nostalgicas.
Mis mejores anos los vivi durante la adoelscencia.

lisandro said...

Que fuerte seria estar en un colegio de hombres solamente

saliste tus dos hermanas creo que es mejor tener de las dos un poquito

bechito