Tuesday, January 20, 2009

Historia de un acoso (1)


Yo no sé si era por ser la "carne nueva", la "recién llegada" o qué... pero me tocó un par de episodios de acoso "sexual" en un trabajo al que llegué hace un tiempo.

La verdad es que al principio se confunde la amabilidad con los más oscuros instintos de las personas, eso solo hasta que uno se da cuenta que son lobos vestidos con pieles de ovejas (SÍ OVEJA!)

Pues la historia fue más o menos así:
A mí me movieron a una oficina cerrada, sí cerrada, sin puertas ni ventanas, en las que además del computador que me habían asignado estaban los puestos de trabajo de otras tres personas, uno de los cuales era mi supervisor directo, y entre los otros dos uno era compañero de trabajo, y el otro era de otra gerencia pero estaba ahí mismo.

Las conversaciones de los primeros días solían ser muy curiosas de parte de los varones, y bueno, uno trata de ser lo más amable también. Hasta que pasadas unas tres semanas ya comenzó el que no era del área donde yo trabajaba a enviarme mensajitos por la pantalla con su usuario de red... desde los: que si estás linda hoy, que si me encanta tu sonrisa, que si me fascina tu mirada, hasta los: tqm.

Qué vaina... uno se hace la idiota, pero sabe que por ahí viene el ataque del lobo... y no se puede hacer nada muy drástico porque bueno... uno es la nueva!!! Y uno va aprendiendo en el camino que hay que aprender a poner las barreras temprano para que no se equivoquen con una. En fin, el cuento es que yo no respondía a los mensajitos, pero él se aseguraba que yo los leyera, más que mal estábamos en la misma oficina.

Ya los otros compañeros advertían entre bromas que este personaje era un "enamorador" empedernido. Y él decía que no, que eso no era cierto, que eso es la imagen que los demás le habían puesto, pero que él no era así (JABLADOOOOR!).

Cuando mi supervisor se fue de vacaciones, yo me moví al puesto de él ya que la silla era más confortable y su máquina tenía todo lo que yo necesitaba para trabajar, este escritorio estaba al lado de la puerta. Y hubo un día en que el susodicho acosador se aprovechó de la ventajosa situación que significaba estar en una oficina completamente cerrada, sin ventanas, ni más escapatoria que la única puerta existente. Él entró cuando vio que no había nadie más que yo en la oficina cerró la puerta tras de sí y se abalanzó sobre mí diciéndome que él quería darme un beso.

Yo en pánico empecé a resbalar por el asiento en piel mientras le decía: "¡¡¡Pero tú te estás volviendo loco!!!", y él insistiendo en su intención de besarme, y tanto resbalé yo por el asiento que vine a quedar bajo el escritorio hasta que al parecer se dio cuenta de su animalada y desistió.

Salí como pude del escritorio y le dije que eso no estaba bien, que si acaso él se estaba volviendo loco, que cómo se creía él que yo me iba a meter con un compañero de trabajo y encima casado, y que por último él no me gusta. El tipo se quedó callado. No dijo nada. No volvió a enviar mensajes por un tiempo. Yo no volví a hablarle a pesar de que estábamos en la misma oficina.

Un día volvió a hablarme y a enviarme mensajes, yo le dije a él que la cortara con eso, que la verdad que yo me había sentido muy mal con su actitud, que me había sentido acosada y él abrió los ojos diciendo "¿Pero cómo?", que esa palabra era muy fuerte, que yo no pensara así, que él no era así, que lo disculpara, que ay, que mira tú, que yo no quise, ay, que por Dios (siempre meten el nombre de Dios en vano, otro pecado) y bueno...

Yo tenía mi espinita y la rabia clavadita, así que un día conversando con otra compañera de trabajo me dijo que a ella él también le hacía lo mismo, enviarle mensajitos diciéndole que la quería y que la amaba y que ella era única JAJAJA coño... qué habladorazo nos topamos... Y yo le conté a ella lo que él me había hecho... ambas planeamos lo que le dijo el ganso a la gansa... una venganza...

(continuará...)

7 comments:

nadapersonal said...

OMG!!
Saludos.

Mis Huellas said...

ja ja ja ja ja ja ja ja ja ja ja entonces te metiste de bajo del escritorio ja ja ja ja que maldita risa.

Los acosos son buenos dependiendo de quienes son !

Estoy como en la novelas, esperando el capitulo de mañana !

esteban lob said...

Estoy expectante por conocer el segundo capítulo.

Saludos.

Peloterazo said...

Wey los hombres no son faciles... yo no soy asi no jajajajjaja
Pero es como dices, tienen que ponerse duras desde el principio... Espero la segunda parte!

La Inocente y La Sabia said...

Ayyy pero que perroooooo! Siempre hay uno asi. Se hacen como si nunca han visto mujeres. Ayyy Fooo, hubise sido algo si envez de resbalar le diste una buena cachetada. Part 2, Oh Dios hay mas...jajajajaja Tengo que leer eso.

Mandy said...

Jajaj muy bueno. Siempre pasa eso cuando ven carne fresca. espero la segunda parte..jejje
Cuidate!

Tmac said...

Enfermo!!!!! gracias a Dios que no pasó de ahi.

***
http://almarosa.ws