Monday, June 01, 2009

El robo

Como sabrán mi vida gira en torno a la hija que Tesorinho y yo tenemos.

La verdad queda poco tiempo para hacer las cosas que antes hacía y todo (de verdad TODO) gira en torno a el ánimo, el sueño, el hambre, la ropa, las manchas, el pipí, la caca y las sonrisas, caritas y poses que hace la bebé.

Ahora que está durmiendo aprovecho un segundo para contarles de lo último acontecido en nuestras vidas, un robo, sí un robo.

Anoche entraron al parqueo del edificio donde vivimos y nos multaron. Los ladrones se llevaron de mi carro un sinnúmero de cosas, el radio MP3, la carita (sí, dejé la carita del radio en el carro PLOP), pero me dejaron la cajita donde se guarda la carita del radio (qué burla!), unos lentes de sol de Tesorinho (que le quedaban taaaan lindos y se veía taaaaan pechocho... bueno...), una crema Victoria's Secret, unos lentes de sol míos (que lo que costaron fue 2 dólares jaja), una carterita de cintura con cosas del trabajo de Tesorinho (cuántas cintas métricas te han robado mi amoooor!), y lo más terrible de todo, el control de la puerta eléctrica del condominio (ay mi madre, ahora entonces vendrán por el carro :()

Es muy latero tener que encontrarse con ese tipo de sorpresas en la mañana, sobretodo cuando uno anda trasnochada (por el horario de comida de mi beba). Y lo más latero es cuando en medio de la madrugada has sentido ruido y te has levantado a mirar por la ventana (ya que tenía a la bebé en los brazos después de la leche) y no has visto nada.

Uno se siente con la impotencia de seguir trabajando para tener sus cosas y que al final (más temprano que tarde) otro las disfrute sin haber dado un peso por ellas.

Uno se siente violado en su espacio, dan ganas como de darle un car-wash full al carro para quitarle todas las huellas de esos ladronazos y además de hacerle un sahumerio para quitarle toda la mala vibración que haya quedado.

Es una lata, realmente una lata.

Tengo seguro, se hizo el trámite, pero no sé la verdad si me cubrirán ese tipo de cosas. Vamos a ver, después les cuento.

Por mientras uno, haciéndose el pendejo, dice: "ah menos mal que no fue un asalto, menos mal que nadie salió herido, menos mal que nadie salió muerto..." sí, menos mal que no pasó nada de eso, pero hasta cuándo seguiremos resignándonos a esta forma de vida. Dentro de poco terminaremos trancándonos en nuestras casas, con un cuchillo grande a mano, a las 5 de la tarde, y ni así estaremos seguros porque a mediodía se han llevado gente y jeepetas de la puerta de sus casas.

En fin... estamos cada día menos seguros de los demás.

4 comments:

Wanda said...

lo siento por que esto son cosas que nunca cambiaran

Tmac said...

La inseguridad en este pais vive en aumento, cada dia esta peor. A cuidarnos, eso es lo que nos resta.

Saludos.

http://www.freedom.ws/lary685

Ginnette said...

Lo duro es ese sentimiento de rabia e impotencia que te da cuando te pasan cosas así. Y ese consuelo de: "Pudo ser peor, suerte que fue solo eso, etc", lo que te hace enfurecerte más.
Lo lamento mucho.

Yriaf said...

:S Ayy Chelu que mal :S y si eso es lo que pensamos cuando pasan cosas como esas, que bueno que no paso algo peor. Y así estamos, acostumbrados a las violaciones a nuestros derechos como si no hubiera otra forma de vida :S es lamentable que la falta de educación este acabando con este pedacito de tierra que tiene tanto potencial, pero nada mas nos queda hacer nosotros lo correcto y ya :X.

Dile a Camila que yo le mando un beso ^^