Monday, December 13, 2010

Alcohol o Conducir

Voy a reconocerlo... Sí, muchas veces antes después que me bebí un par de tragos tomé el volante del carro y conduje. Gracias a Dios nunca tuve un accidente y no pasó nunca nada. 

Lo sé, estuvo mal hecho, eso no se hace y es una irresponsabilidad. Ahora ya no lo hago.

Y es que no es por solo cuidarse uno. Porque si uno se va a estrellar con una pared o un árbol y va a romper sus costillas, piernas y su carro no fuera tanto problema. El problema viene cuando en un accidente se involucran personas que no tienen nada que ver en el cuento y propiedades de otras personas (realmente es más probable que choques con la pared de otra persona y no con la tuya). Es una irresponsabilidad que una persona que no tiene pleno poder sobre sus reacciones, ya que han sido disminuidas con la ingesta de alcohol, se ponga detrás del volante y ocurran accidentes. Si usted quiere matarse, vaya y hágalo, pero no involucre a los demás en su estupidez.

Ayer veníamos por la Av. 27 de Febrero con Tesorinho y Camila. Tesorinho manejando y yo con mi chiquita en el asiento trasero, ella amarrada en su sillita con su cinturón... Yo no estaba usando el mío, pero Tesorinho sí estaba usando el suyo. El cuento fue que de pronto ante una luz roja nos detuvimos detrás de otros carros en el carril del centro. Por el carril de la vereda de pronto apareció una "jeepeta" blanca, que acelerando se subió en la acera y chocó con un poste de la luz, y se encaramó literalmente en el poste, todo esto ocurriendo a 7 metros de distancia de nuestro carro. "¡Mierda! ¡Ay coño!" Fue lo que Tesorinho y yo gritamos cuando vimos este aparatoso choque, y en menos de un segundo cayeron un par de cables que eran sostenidos por el poste. Un par cayeron sobre el vehículo que andábamos y Tesorinho aceleró y nos movimos del sitio unos metros, vaya uno a saber si los cables tenían corriente, o si el palo iba a caer arriba de uno sin tener nada que ver en el cuento. Camila se despertó pero no lloró y Tesorinho y yo mirando, todo ocurrió rápido, trato de recordar detalles pero se me van, pues la imagen fue como de película pero en cámara rápida. De pronto del lado del conductor, por la ventana sale una mujer, se incorpora y empieza a gritar: "Ayúdennos". Desde donde estábamos, a 10 metros de distancia decidimos ayudar. Parqueamos el vehículo y se baja Tesorinho,  justamente llegaba una camioneta de la policía al lugar. Se parquearon unos cuantos más y yo me quedé en el carro con Camila, agradeciendo a Dios porque no nos haya pasado nada a nosotros, le besé suavemente la frente y le aseguré que Dios nos está cuidando siempre.

Al rato volvió Tesorinho diciendo que la otra persona que venía en el vehículo que chocó estaba consciente, la mujer era la que estaba con ataque. El policía declaró que el conductor (un señor de unos 60 años venía borracho) que ellos venían detrás y lo habían visto hacer par de maniobras antes del choque. Coño... (perdón  por las malas palabras) pero si usted ve que una persona no está apta para manejar ¿Por qué no la detuvo antes? ¿Para dejar que se explote y aprenda? Bueno, no sé, no quiero decir que hay más culpables pero tanto el conductor que es un irresponsable de m... así como la que lo dejó tomar el volante, y los policías que podrían haber evitado el peo tienen culpa.

Gracias a Dios nada más se jodió el vehículo, imagino que un par de viviendas o locales comerciales habrán amanecido hoy sin teléfono (al parecer los cables eran telefónicos), pero de una pendejada como esta podría haber pasado a mayores.

A pensárselo amigos, en estas fechas en que la Navidad huele a alcohol por todos lados (aunque haya crisis económica, o por la misma crisis, no sé) a cuidarse ustedes primero y a rezar porque no se les aparezca un "hdlgp" (vástago de la gran prostituta) a hacerles un daño a ustedes. Sean cautelosos en estas fechas que anda mucho estúpido haciéndose el más macho de la cuenta diciendo que borracho maneja mejor. Que Dios les cuide en estas fechas y siempre.

7 comments:

JODIDOS (la minina y el sietemesino) said...

Hola, Cheluca.

Muchas gracias por dejar tu huella en el blog; queremos contar con tu opinión.

Nos has linkeado bien, no se te ocurra a borrarnos, jajajaja...

Impactante relato el tuyo; es tal el poder de atraccción que tiene un suceso de ese calibre que, incluso siendo solo letras, puede afligir realmente nuestras emociones.
A conducir con cuidado, la carretera tiene más peligro del que creemos.

Un beso.

Liorys said...

Ufff! Que experiencia!
La verdad es que no quisiera estar en sus zapatos!

esteban lob said...

Hola Cheluca:

Lo terribles es que por causa de esos irresponsables, en las próximas fiestas habrá en todo el mundo muertos, heridos, lisiados. Solamente queda de esperar que en esta lotería los "premios" no afecten a nuestros seres queridos ni a nosotros.

Un beso.

JODIDOS (la minina y el sietemesino) said...

Hola, Cheluca.

Con tu permiso me doy una vuelta por este blog tan sabrosónnnnnnnn...

Un besito.

Pamela said...

Ay Cheluca! Qué horrible historia, por suerte no les pasó nada a ustedes. Estoy de acuerdo con aquello que dices que si la policía lo vio al hombre que iba borracho como no hizo nada! un beso y te sigo leyendo

Cheluca said...

Jodidos(todos): No es tan solo la carretera mis queridos, es la calle misma, sobretodo en una ciudad como esta en que el caos es pan de cada día, donde un semáforo en rojo no significa nada y donde no se respeta a nadie... terrible!!!

Liorys: me asusté sí mi querida, porque uno nunca ve un accidente tan de cerca y pensar que estuvimos cerquita... atroz! Besotes para ti!

Esteban: Ay mi querido Esteban, yo sí que no quiero que nos toque a ninguno de mis conocidos un premio de esa lotería!!! De verdad que no! Cariños para ti!

Jodidos: pase cuando quiera... no se cobra por la visita jajaja

Pamela: Gracias a Dios así fue, que no nos pasó nada. Ay mija, si te contara que aquí la policía es un adorno... nada más sirve para pedir dinero en la esquina...

Y les contaré que el mismo domingo a un compañero mío de trabajo lo chocó un carro que se pasó una luz roja, él iba con su familia en su vehículo y un honda se les pasó la luz roja, los chocó por el lateral trasero y se dio a la fuga... Nadie hizo nada, nadie dijo nada, gracias a Dios no les pasó nada, pero para que vean ustedes, aquí es una selva, jungla o como se quiera llamar, en donde el tránsito (que con esta época la gente se pone más loca que de costumbre) no importa qué pase ni quién esté cerca. Nadie quiere asumir ninguna responsabilidad, estamos llegando al borde de lo que se puede llamar civilización.

Jax said...

Suerte que no paso a mayores para los involucrados ni terceras personas...particularmente en navidad la gente se aloca mas q nunca y los accidenttes estan a la orden del dia,,y ni hablar de balas perdidas, por eso trato de no salir en dichas fechas...