Wednesday, September 30, 2009

Casi a mil por hora

Recientemente tuve la oportunidad de participar en la grabación de un comercial de televisión, para promocionar un producto de un laboratorio, un regenerador cerebral.
Todo salió así como de la nada. Un día me llama un amigo (que fue director de una obra de teatro en la que participé) y me dice si quiero hacer un comercial, le dije que sí y la productora me llamó de una vez, me pidió par de fotos y 2 días después me llamó nuevamente para decirme que había sido seleccionada. Había que juntarse ese mismo día para revisar lo que se haría en el comercial. Nos juntamos y me dice que yo seré la madre de una familia, 3 hijos, uno en la universidad y dos niñas pequeñas, un esposo, todos felices. La grabación quedó pautada para un día X.

Ese día X me dispuse psicológicamente a tener 3 hijos, conocí a mi hija del medio que tiene 11 años, muy linda, pero me salió un poco oscurita (no tengo nada en contra del color, solo quería comprobar con el padre) y el cabellito medio ahí...

Después conocí al hijo mayor, un muchacho fuerte y de linda sonrisa. De color "lavadito".

Y luego a mi hija pequeña, una chiquita de 7 años que se reía por todo, muy amorosa, de color clarito.

Pregunté por el padre de las criaturas que no había llegado aún. Me dijeron que era un cubano no muy alto así que mejor me pusiera zapatos bajos.

Pues llegó el marido... un cubano... más blanco que yo... nada más se me vino a la cabeza de todos los cuernos que le pegué a ese pobre hombre, además de los tres muchachos, porque estaba claro que ninguno de esos carajitos eran de él.

Recuerdo otros comerciales (como el de Raymond Pozo con sus habichuelas y el japonés que llevaba al aeropuerto) en que las familias como que no corresponden con los rasgos genéticos.

¿Qué pasa? ¿Acaso los productores de los comerciales no se dan cuenta de la vaina? El hombre o mujer de raza negra tiene unos genes POTENTES, que se muestran en su descendencia en un 95%. Hay muy pocos casos en los que no se puede decir que alguien es descendiente de raza negra, muy pocos... y de ahí la pregunta: ¿Por qué en los comerciales se empeñan en poner la excepción en vez de la regla?

No sé... la vaina es que le pegué más cuernos que el diablo, y el cubano, que de por sí tenía cara de medio "bolsa", se le ve en el comercial que es más cuernudo que el venáo.

PS: la vaina del título de este post es que me pagaron casi mil pesos (dominicanos, 30 USD aprox.) por cada hora de grabación jeje

3 comments:

Wanda said...

jajajajjaja me estoy matando de la risa!!!!

no me hagas eso!!!!!

ahora deltripa said...

ahora hay que ver el comercial pues!!!


QUEREMOS VERLO!!


besos sureños.
tripa

La Muela said...

Cheluca saludo para todos ustedes, necesito que por favor publiques ese comercial, para gozar mas, pero viendo los personajes.
Un fuerte abrazo.