Tuesday, July 25, 2006

Técnicas para ser peatón en Santo Domingo

1) Ármese de valor para cruzar una esquina señalada con paso de peatones... lo más probable es que a su paso se encuentre con motores, jeepetas además de vendedores que entorpecerán su cruce de calle. Cuando estos elementos o individuos no estén a su paso, prepárese porque llegarán a sus tobillos de improviso y mirándole como si usted fuese un marciano... tienen razón! después de todo... ¿Quién podría querer ser peatón en esta ciudad?

2) Cuando esté caminando por una vereda (si es que esta está en condiciones para ser transitada) en vía contraria al tránsito de la calle asociada, prepárese mentalmente para escuchar bocinas de carros públicos por doquier, señas de choferes, etc... todo esto sin importar si usted se dirige hacia el otro lado. No se moleste por esto, ya que el chofer lo que quiere es ser amable y llevarle del lado contrario al que usted se dirige, sólo para que usted no camine!

3) Si usted no tiene carro o se ve forzado en algún momento a ser un vulgar transeúnte peatonal... ubique el método de transporte más accesible a su bolsillo... Si puede tome taxi... casi siempre tienen aire acondicionado y normalmente el chofer no le olerán las axilas. Si no puede tomar taxi, tiene varias opciones: OMSA (buses grandes de recorridos fijos), Guaguas (las hay de 20 personas en las que caben 50, y también furgones de 9 personas n las que entran 25), carro público (carro normal en el que entran 6 personas aparte del chofer, en el asiento de adelante 2, y atrás 4) y el nunca bien ponderado "motoconcho" (moticicleta conducida por un avesado chofer sin casco ni placa ni protección alguna)

4) Acostúmbrese a andar con "menudo" (cambio) en los bolsillos porque los choferes muy pocas veces tienen vuelto para dar...

5) Para avisar su parada use frases comunes "donde pueda chofer", "cuando cruce", "antes de cruzar", "chofer me quedo"

6) Si está caminando y quiere actuar como un dominicano típico, siempre voltéese cuando escuche un "pssssst pssssst".

7) Encomendarse a Dios cada vez que use el transporte público, puesto que no se sabe con qué chofer loco le tocará arriesgar su vida. Un día me subí en un carro por la 27 de Febrero... el carro llevaba (sin mentir!) 16 banderas del Licey por fuera del carro, y unas cuántas pegatinas del mismo equipo por dentro (equipo N°1 de beisbol en Rep.Dom. Licey Campeón!). También otras pegatinas de "Cristo Viene" etc... una "alfombra" peluda sobre el tablero del carro, un ventilador pequeño, y una televisión... sí! una televisión, blanco y negro, pero televisión... con su antena y todo... y yo, en esos 3 segundos que demoré en verificar todas estas características sólo dije "Dios mío déjame llegar viva a mi destino".
No sólo fue el "atuendo" del carro lo "pintoresco" sino, que además el chofer era muuuuy comunicativo... y multiproceso también... porque en lo que tocaba la bocina y hacía señas a los transeuntes en la calle, también aceleraba, hablaba con el pasajero del lado, sintonizaba la televisión (a la cual se le iba la señal) y se reía... "Padre por favor apiádate de mí" era todo lo que se me ocurría... En medio del trayecto se encontró con un "amigo" que iba en otro carro... entonces además de todas las tareas que realizaba simultáneamente también se "voceaba" de un carro a otro con su amigo... Increíble!

8) Debo reivindicar a los choferes de carro público, pues no todos huelen mal, ni todos son irrespetuosos de las leyes del tránsito... dos próximas historias darán cuenta de ello:

8a) El otro día camino a mi casa por la tarde me tocó subirme a un carro público (ruta 27 de Feb.) y llegó un momento en que nada más íbamos el chofer y yo. Al parecer el este señor tenía ganas de conversar y bajo la excusa de encontrarnos con 2 AMET (Autoridad Metropolitana del Transporte) que estaban revisando los papeles de de un chofer, este caballero se puso a decirme: "pero la verdad es que habemos algunos choferes que somos brutos! porque cómo va a ser que andemos sin los papeles... yo por ejemplo, mira ahí... " y me apunta al vidrio delantero del vehículo, "... ese es el marbete de este año, yo ya lo tengo! para no tener que andar a última hora buscándolo y para que me pasen multas..." hasta ahí yo iba casi convencida de que ese era un chofer consciente! siguió: "y la placa... y mira el seguro... todo eso en regla! porque si tú sabes que estás trabajando en la calle... para qué violar las reglas!" Claro! decía yo...
Tocó la esquina en que me bajaba y el semáforo en rojo, "buenas noches!" y me bajé, en lo que terminé de pestañear... el carro público... el mismo carro público del que me bajé estaba cruzando la esquina en luz roja...
PLOP! dije... chofer bárbaro... casi me convenció de su discurso... quizás para él cumplir las reglas sólo sería andar con los papeles al día ¿Y las leyes del tránsito? En el libro guardadas, Muy bien! Gracias!

8b) Un día por la mañana, me tocó un carro público ¡Notable! Me subí atrás, el chofer no hablaba, todo el mundo tranquilo, sólo chicas éramos las pasajeras... hasta que se subió un señor gordito que apretó a todo el mundo. Sólo entonces el chofer se dignó a entablar conversación... Claro! Machista al fin... como si a nosotras no nos interesara nada de lo que él tenía que decir! Bueno... le comenzó a hablar al hombre de esta manera: "Usted sabe por qué es que vamos a fracasar? Porque estamos usando mucho combustible para todo. Mire usted por ejemplo el calentamiento global... es por el uso del petróleo! Y sepa usted que ahora nos ponen una regla y nosotros la tenemos que acatar de una vez, pero en los años 60 y 70 lo que usted veía en la calle eran muchachos con sus libros bajo el brazo, y estudiando y filosofando... Antes usted conversaba y sabía lo que pasaba en Francia, en Inglaterra, en todos esos países, porque la gente leía y se interesaba... ", se sube una muchacha adelante y le pasa 10 pesos al chofer, entonces el chofer continuaba su discurso: "... leía el periódico... son 12 pesos linda, entonces se mantenía al tanto de lo que pasaba... ahora lo que hacen es querer saber de las cosas de la farándula y de cuál es el próximo celular que se va a comprar..." Notable no? Un análisis muy profundo... demasiado para ser verdad...

Con esa última historia del chofer, es que yo me recordé de uno de los porqué me gusta vivir en este país... el poder hablar de lo que sea con personas que ni siquiera conoces por el simple hecho de compartir vivencias, expresar opiniones y hacer más cómodo un viaje.



2 comments:

Susan said...

Este si estaba buenisimo.

onfoyou said...

Keep up the good work. thnx!
»