Thursday, May 01, 2008

¿Ñoña yo?

¿Ñoña... yo?

En mi país se diría "regalona"... es quien tiene esa "manía" de ser niña sin importar la edad que se tenga, el querer que siempre te estén prestando atención, de querer que siempre te hagan un cariño, de buscar la aprobación de tus padres, hasta ahí es algo que más o menos podríamos considerar "sin daño".
La parte mala es cuando te da por hacer berrinches, de ser celosa con lo suyo, o con lo que considera suyo, ahí el "regalona" o "ñoña" toma una connotación despectiva o negativa.
También se le dice regalona o ñoña a toda aquella persona que sea demasiado sensible...

Pues sí... entonces soy ñoña... no puedo negarlo.

Y yéndome a los orígenes de mi historia de ñoñismo... no puedo sino remontarme a la infancia (como hacen todos los psicólogos, que buscan en tu origen la raíz de las trancas emocionales que acarreamos hasta adultos). Sí... soy ñoña, porque a pesar de que nunca me faltó nada, creo que no me acariciaron lo suficiente, no me hicieron el caso suficiente, aún cuando era la más pequeña de la casa.
Recuerdo mi infancia de juegos sola. Porque mis hermanas que me llevan 2 y 4 años respectivamente jugaban entre ellas y yo como que no encajaba. Me veo jugando sola, con muñecas, con implementos de cocina en el patio de la casa, haciendo sopas en un hoyo en la tierra y echándole agua, luego sirviéndolo en las tazas de plástico del juego que había en casa.
Recuerdo, que en mi afán porque me tomaran en cuenta quería ser la mejor estudiante, y como me iba bien, mis padres lo daban por hecho, no era que no me felicitaran, pero asumían que yo podía hacerlo siempre bien (exceso de confianza).
Recuerdo que me iba sola al colegio desde los 8 años.
Recuerdo que tenía llaves de la casa desde esa edad.
Recuerdo que volvía sola del colegio.

Recuerdo un abuelo que nunca me hizo cariño.
Recuerdo una abuela simpática pero que tampoco nunca me hizo cariño físico. Sólo decía cosas como "tan inteligente!", "tan lindo que canta!".
Recuerdo que en la iglesia cuando me estaba preparando para la primera comunión, que la hice tarde como a los 13, los compañeros del ciclo de primera comunión eran todos más pequeños que yo, y en las reuniones en que los padres debían acompañar a sus hijos para seguir con la preparación de ese sacramento, yo estaba sola. Sí, sola. Todos los demás carajitos con sus padres, ¿Y yo? Sola... ¿Por qué? Simple y llanamente porque mis padres ya habían tomado el "cursillo" con mis otras dos hermanas, y entendieron que no lo necesitaban. Pero yo, que era más grande que los otros carajitos me sentía morir, cuando me veía sola en esas reuniones, y lloré par de veces de regreso a casa porque había estado sola mientras los demás estaban acompañados.
Recuerdo muchas otras cosas... pero mi independencia, que ha sido forjada a punta de vivencias no buscadas, me ha hecho fuerte...
Y lo soy, soy fuerte... pero a veces me canso de serlo. Me canso y necesito un buen abrazo, y unos brazos donde dejarme caer... necesito unos brazos donde sentirme segura. Necesito volver a ser esa niña que no mimaron.

Y ojo, no tengo nada en contra de mis padres, los amo y los adoro. Me han dado valores, educación, consejos y me trajeron al mundo. Pero quizás, tan solo quizás es muy probable que mi "ñoñería" (y como alguien dijo por ahí, que rompí el ñoñímetro) tenga que ver con todo esto.

Y sí, mi hablar de niña cuando quiero meterme debajo de los brazos de alguien para que me abrace es automático.
Mi hablar de niña es algo que viene con este ser.
Mi hablar de niña es parte de mis carencias.
Mi hablar de niña es una forma de hacer cariño, porque cuando estoy enojada o muy triste mi voz no sale así.
¿Y qué pasa entonces? Admito que soy ñoña... A pesar de que esto pueda incomodar a los demás. Soy así, es parte del paquete, es sólo que ahora entiendo muchas más cosas al haber autoindagado en el por qué de ese comportamiento mío.


¿Que si es una tranca emocional? No sé, quizás no sea necesario el psicólogo, al menos con saber los motivos pueda entender el por qué de mi actitud "inconsciente" de niña mimada, de una niña ñoña.


19 comments:

Maria Estilia said...

pues somos dos... aunque yo lo exprese de otra forma... y ahora que estoy "vieja" mis padres quieren venir a añoñarme y no siempre es de mi agrado

chuchy said...

hola "ñoñita!no te preocupes por eso, y cuando no tengas quien te añoñe, añoñate tu solita. besitos

Marino said...

Dos cosas:

a) Así pretenden decirnos a los mas chiquitos de lo "chulo" que es ser el mas chiquito...

b) tus traumas, trancas y fortalezas de niñez ha formado la mujer que eres.. osea, el resultado ha sido bueno... ¡no te quejes!

:-D

R.E.L. said...

El llevar un niño interior, que es delatado por nuestra "ñoñería" no es un defecto, es simplemente una parte sensible de nuestro ser que no morirá.

Lo importante es que para todo lo demás eres toda una mujer "hecha y derecha".

lagitti said...

Todos, adultos y niños, necesitamos cariño: besos, abrazos, apretones, acurrucarnos, y eso. En lso niños refuerza el sentimiento de seguridad y la confianza. Si has llegado a un punto de reconocer de dónde vienen tus carencias, cualesquiera que estas sean, felicidades; y si sientes que necesitas ahondar más, hazlo. Buscar ayuda para superar trabas no es signo de debilidad, todo lo contrario.
saludos.

Marino said...
This comment has been removed by the author.
Dashy said...

hay dio pero eso no es tan malo ser ñoñ@! ...

domi2.5 said...

De vez en cuando es bueno sentirse querido y hasta mimado por otro, aún cuando no nos tengamos descuidados. Pero hay que cuidar el no llegar a ser "plagoso" (como diría mi nana).

Medea said...

Ñoña.. de vez en cuando.. soy increiblemente ñoña.. a veces tirar al toalla, dejar de ser fuerte para todo y para todos y simplemente dejarme descansar en los brazos de un ser amado..eso revitaliza el alma!!!!

La ñoñeria es buena hasta cierto punto como dices.. a mi me encanta concentir, apapachar, besar, abrazar, acariciar....
Y si soy ñoñisima a veces... jejeje

Lo de tu pasado , tiene logica... y nos sirve a todos para aprender, cuando Dios nos bendiga con hijos a los que no tenemos, realmente a no pasar revista con uno si no a vivirlos a todos con la misma intensidad y entusiasmo

:)

Besos y abrazos enormes.. a veces solo se neceita un abrazo sincero

luima said...

A ti te luce ser ñoña ...linardo no leas lo siguiente.

Quiere que te añoñe un chin?

jejeje

Cherrycola said...

tu sabes, yo tengo ese mismo problema, y el mio es mas grave, porque muchas veces hasta me ofendo de cualquier cosita!

Javier Vicente said...

ay caramba, ay ombe, ay morena, ay bendito :(

na, ahora ya tienes quien te de cariño por lo visto es cariño del bueno por como hablas de el y para el.

DrLacxos said...

pero ser ÑoÑo es malo??, jejeje porque yo soy ÑoÑisimo!!!

NeuviemeMistere said...

Estoy con drlacxos.... si ser ñoña es malo y un tranque psicoemocional, ya tengo otra cosa q añadirme en el curriculum pq yo soy ñoñisisisiisisima (y si me molesto, lloro! y ahi es q hay q añoñarme! jijiji)

LoLa Vasquez said...

Ñoñaaa!!! te voy a dar un abrazote ñoño el 11...el querer ser apapachado no es nada...el apapachar o añoñar TAMPOCO...que te añoñen a mas no poder

...Otra Ñoña...

Pd: no te perdono el que hayas colocado un post en el que alt+164 y alt+165 se utilice taanto!! jajaja

Ginnette said...

Pues cuando pequeña lo era muchisimo, ahora no lo soy para nada.
Es bueno o malo? No lo sé. Lo importante es que te sientas bien como eres.
Un abrazo

Puerto_Plata_En_Linea said...

A veces ser ñoño puede ser signo de debilidad pero a todos sin excepción cuando eramos niños nos gustaba que nos añoñaran y ahora de mayorcito mas todavia...
Se refleja un vacio de cariño afectivo en tu infancia es por eso que te la quieres empatar ahora.
Saludos.

In said...

Chelu cada quien tiene su forma de buscar cariño cuando lo necesita, además es lindo sentirse niño, añoñado, es hermoso que tus padres sientan deseos de apuchurrarte, yo me considero ñoña tambien, pues me encanta sentirme niña en los brazos de ellos.
Y más cuando expresas que cuando no te sientes así tu voz suena distinto, entonces eso no es debilidad, es un estado tuyo que te encanta. No lo dejes, es algo único, más bien disfrútalo.

Recuerda que nadie tira piedras a un árbol sin frutos.

Saluditos,

OsitaJenni said...

Ay dios, pensaba que era la unica...
Mi amigo(mejor amigo) que es chileno, me dice que soy ñoña! :D.