Friday, February 13, 2009

Las cosas que he visto se hacen por amor


Ya que estamos a punto del 14 de febrero, día de San Valentín, del Amor, de la Amistad y de todas las vainas juntas, tengo una "anécdota" asociada con las cosas que he visto se han hecho por amor.

Bueno... he visto muchas, pero una que siempre me recuerdo es un "enamorado" que tenía mi hermana mayor allá en Chile.

Resulta que en la época de Pinochet, los murales formaban parte del entorno de las afueras de la ciudad, los interiores de las universidades y una que otra pared solitaria. Los coloridos murales tenían carácter de esperanza y protesta, normalmente eran pintados por brigadas que querían dar un sentido de protesta pacífica en contra del régimen militar a través del arte. Originalmente nacieron las brigadas para apoyar la candidatura de Allende a la presidencia en los años previos a 1970. Una de las brigadas más famosas era la llamada Brigada Ramona Parra que pertenecía al partido comunista, y se llamaba Ramona Parra en honor a una militante de ese partido que murió en una protesta en 1946, pero esta época de la que hablo es por los años 80.

Obviamente eso estaba "prohibido" y los carabineros (encargados de establecer el órden cívico) apresaban a quienes osaran pintar estos murales alegando destrucción de la propiedad privada y otros cargos más.

Al frente de mis padres está (todavía) la escuela de suboficiales de carabineros de Chile, y nosotros vivíamos allí resguardados (se podría decir) con una guardia 24 horas y atentos a todo lo que pasaba en el vecindario.

En la casa del frente de la de mis padres había una pared alta de color amarillo que pertenecía a los vecinos (por supuesto). Un día llegó un muchacho (el enamorado de mi hermana) a media tarde ya casi anocheciendo, con un par de latas de pintura en spray, y encontró que esa pared era estupenda para dejarle un mensaje de amor (estilo grafitti supongo) a mi hermana, de manera que cuando ella saliera de la casa se encontrara con esta serenata sobre la pared.

Mala idea la del compadre, no poco romántica sino que mala, por las circunstancias, el entorno y todo lo demás, porque resulta que se lo llevaron preso con latas de pintura y todo al pobre compadre, que no alcanzó ni a destapar el primer tarro. Nosotros nos enteramos porque no fue un solo carabinero a deternerlo sino que llegaron con toda la parafernalia, y se lo llevaron, mientras nosotros mirábamos desde la ventana de la cocina...

Mi hermana no salió a defenderlo, porque al parecer el tipo no le interesaba y adivinen qué? Más nunca volvimos a saber del tipo (no es que lo hayan "desaparecido") sino que nunca más volvió a llamar a mi hermana y ni siquiera supimos nunca su nombre, por eso lo apodamos "Ramón Parra" en honor a los brigadistas de la Ramona Parra. Y a mi hermana la estuvimos molestando un tiempecito largo, y hasta hoy en día todavía le decimos:

¡¡¡Dimeeeeee Ramona Parra!!!


6 comments:

Magdelyn said...

Anda la porra... Era medio tonto el tipo si... Pero como dicen el amor es ciego jejejej

Javier Vicente said...

ay ombe, se le dañó la sorpresa y de qué manera.

ahora deltripa said...

jajajajjaa!!!
noooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!


eso es amor ciego...
o amor sin pensar???


oiga, por qué no la tengo en mis links??...ahora la pongo.

un besote, desde este Chile que se asa de calor...por lo menos hasta mañana.

tripa.

Mandy said...

Jajaja ayy el pobrecito!

Mis Huellas said...

ja ja ja ja ja diablo que vaina. El pobre "Ramoncito Parra" ja ja ja

Tmac said...

Arrollao full, kakakaka.

***
http://angelantonio.ws