Tuesday, July 22, 2008

Palabras de una niña



En la conferencia de Medioambiente y Desarrollo hace unos años (1992) de las Naciones Unidas, la niña Seven Suzuki habló por ECO (Environmental Children Organization) a toda una gama de personas con mucha propiedad... lo que dice es genial, escúchenlo en inglés (los subtítulos están en portugués)

Aquí el discurso en español

"Hola, soy Seven Suzuki, represento a ECO (Environmental Children Organization, una organización de niños en defensa del medio ambiente).
Somos un grupo de chicos de 12 y 13 años tratando de contribuir haciendo la diferencia.
Vanessa Suthie, Morgan Geisler, Michelle Quigg y yo, recolectamos el dinero para venir aquí por nosotros mismos, para viajar 5000 millas para venir aquí a decirles a ustedes, los adultos, que deben cambiar la forma de comportarse.
Venir aquí hoy, no tiene una agenda secreta, estoy luchando por mi futuro.
Perder mi futuro no es como perder una elección, o algunos puntos en el mercado de valores.
Estoy aquí para hablar por todas las generaciones venideras.
Estoy aquí para hablar por los niños que mueren de hambre en el mundo cuyos gritos no son oídos.
Estoy aquí para hablar por los incontables animales que mueren en el planeta porque ya no tienen donde ir.
Estoy asustada de salir al sol por los agujeros en la capa de ozono.
Estoy asustada de respirar el aire porque no sé qué químicos hay en él.
Solía ir a pescar en Vancouver, mi hogar, con mi padre, hasta que hace unos pocos años atrás encontramos un pez lleno de cáncer.
Y ahora sabemos de animales y plantas que se están extinguiendo, todos los días, desapareciendo para siempre.
En mi vida he soñado el ver grandes manadas de animales salvajes, junglas y bosques húmedos llenos de aves y mariposas, pero ahora me pregunto, si todavía existirán para que mis hijos los vean.
¿Tenían ustedes que preocuparse de estas cosas cuando tenían mi edad?
Todo esto está ocurriendo en frente de mis ojos y todavía actuamos como si tuviésemos todo el tiempo y todas las soluciones.
Sólo soy una niña, y no tengo todas las soluciones y quiero que se den cuenta de que ninguno de ustedes tampoco las tiene.
Ustedes no saben como arreglar los agujeros en la capa de ozono, no saben como hacer que los salmones de las aguas contaminadas, no saben como volver a la vida a los animales que están extintos, y no pueden volver a generar el bosque que ahora está convertido en un desierto.
Si no saben como arreglar, por favor paren de destruir.
Aquí talvez haya delegados de gobiernos, gente de negocios, organizadores, reporteros o políticos, pero de verdad, son madres y padres, hermanos y hermanas, tíos y tías, y todos ustedes son hijos de alguien.
Soy solo una niña y sé que somos parte de una familia de 5 billones de personas, y de hecho de una familia de 30 millones de especies y las fronteras y los gobiernos nunca cambiarán eso.
Soy solo una niña y sé que estamos juntos en esto y que debemos trabajar como un solo mundo hacia un solo objetivo.
En mi rabia no estoy ciega, y en mi miedo no me atemoriza decirle al mundo como me siento.
En mi país generamos tanto desperdicio que compramos y botamos, compramos y botamos, compramos y botamos y aún así los países del norte no comparten con los necesitados. Aún teniendo más de lo que necesitamos, tenemos miedo de compartir, tenemos miedo de dejar ir algo de nuestra riqueza.
En Canadá vivimos una vida privilegiada, con comida, agua y refugio. Tenemos relojes, bicicletas, computadoras y aparatos de televisión hace más de dos días.
Aquí en Brasil, hace dos días atrás nos choqueó cuando vimos a niños que viven en la calle. Esto es lo que nos dijo un niño: "Me gustaría ser rico, y si lo fuese le daría a todos los niños de la calle alimento, ropa, refugio, amor y cariño".
Si un niño de la calle que no tiene nada, le gustaría compartir ¿Por qué nosotros, que tenemos todo, somos tan mezquinos?
No puedo dejar de pensar en esos niños, que tienen mi misma edad, hacen una tremenda diferencia por el hecho de nacer en un sitio distinto. Yo podría ser uno de esos niños que viven en las fabelas de Río. Podría ser un niño hambriento de Somalia, o una víctima de la guerra en el Medio Oriente o un mendigo en India.
Soy solo una niña y sé que si todo el dinero empleado en guerra fuera usado para obtener respuestas ambientales, y en solucionar la pobreza, qué hermoso sería este mundo.
En la escuela, aún en kinder garden, nos enseñan a comportarnos en el mundo. Nos enseñan a no pelear con los otros, a solucionar los problemas, a respetar a los otros, a limpiar nuestros desastres, a no maltratar otras criaturas, a compartir y no ser mezquino. Entonces, ¿Por qué hacen las cosas que nos dicen a nosotros no hacer?
No se olviden el motivo de porqué asistimos a estas conferencias. Para quién están haciendo esto. Véanmos como sus propios hijos.
Ustedes están decidiendo en que clase de mundo quieren vivir.
Los padres deberían poder consolar a sus hijos diciéndoles "¡Todo estará bien, no es el fin del mundo, y hacemos lo que mejor podemos!" Pero creo que ya no pueden decirnos esto nunca más.
¿Estamos siquiera en su listas de prioridades?
Mi padre siempre dice "Eres lo que que haces, no lo que dices". Bueno, lo que ustedes hacen me hace llorar de noche. Crecen diciendo que nos aman, pero los reto, por favor, hagan que sus acciones reflejen sus palabras.
Gracias."

4 comments:

Pao Pao said...

Amiga, si hubiese mas niños asi que hablaran al mudno de todos los problemas que ellos ven, te aseguro que algunos grandes lo escucharian y se animaran a hacer algo diferente por esta tierra. Sólo te puedo decir que esta niña será alguien grande"!

Maria Estilia said...

una galleta sin mano... damn!

Puppetmaster said...

fomeeeeeeeee!!!!! donde estan las balas y las mujeres con sudaderas blancas mojadas???

Magdelyn said...

Cuanta verdad en sus palabras... Pero que lamentable que en este mundo los interéses económicos entán por encima de cualquier cosa...

Apoyo formar parte de tomar la iniativa para hacer de este mundo un lugar mejor..